USA +1(813) 695 53 09
COL +(57) 300 587 48 96
info@musicheadstore.com
comercial@musicheadstore.com

Blog Post

¿Es la música Occidental definible??

A través de los siglos el ser humano europeo ha tenido la obsesión de definir cuanto le rodea, pues desde antiguo se ha pensado que lo indefinible no tiene sentido alguno. Es así, como encontramos los diccionarios que nos delimitan los conceptos y, de cierta manera, sirven para ponerle barreras –muchas veces arbitrarias- a nuestras ideas.

 

Pasando a la esencia de estas reflexiones, vemos que nuestra música ha sufrido del mismo afán definitorio a lo largo de la historia, sin que hasta el momento nos hayamos puesto de acuerdo en lo que significa ese arte que en algunos momentos del siglo XX se ha nutrido del saber científico y de las grandes teorías objetivas sobre la naturaleza que nos rodea.

rebeca_1434616547761

Así las cosas, es necesario partir de un principio acuñado por los antiguos griegos, y es el origen divino que tiene la música, el cual pone de presente la infinitud de este arte. Luego, considerando que los conocimientos de la civilización griega pasaron a occidente por intermedio de Roma, no es raro encontrar que en los milenios iniciales de la Edad Media se tuviera al canto de la iglesia (en cada rito occidental incluido el Canto Llano que unificó la liturgia), como una proyección de Dios sobre la religión cristiana. Es decir, que ese canto no era humano sino divino, la liturgia misma.

 

Siguieron así las cosas hasta finales del siglo XII cuando nacieron, fundamentado en el canto litúrgico de occidente, las composiciones para varias voces superpuestas, ya instrumentales, ya humanas. Como dicho momento histórico europeo coincide con el surgimiento del estilo gótico y por ende el establecimiento de grupos sociales un burgos –luego llamados ciudades- dichas composiciones polifónicas se denominan música gótica.

 

Esto cambió la perspectiva que de la música se tenía hasta que ciertos compositores como Vitry, Borlet y Machaut, entre muchos, empezaron a utilizar figuras rítmicas de muy corta duración. Así, el ArsAntiqua cedió paso a maneras nuevas de componer a varias voces simultáneas.

 

Como se rompieron los esquemas sociales establecidos, hay una reacción, encabezada por el Papa Juan XXII, que pone a esos grandes compositores  ad portas infernum(a las puertas del infierno), pues llegan a usar el prohibido tritono aumentado, llamado diabolus in música.

 

Para continuar con el objeto de nuestro estudio diremos que con estas innovaciones pierde divinidad la música occidental y se relega el Canto Llano a ceremonias religiosas que se encuentran apartadas del activo ritmo que marca el vivir en sociedad. Ya la música pasa a entenderse como arte humano que busca, de manera ingeniosa, mezclar las figuras musicales sin importar que el resultado sea consonante o disonante.

musica-jazz

Cuando pasamos al Gran Renacimiento, vemos que desde el siglo XIV, se empiezan a establecer teorías armónicas para que la armonía sea agradable a nuestros oídos occidentales, es decir, que la consonancia prevalezca y, que, si en determinados instantes hay tensión disonante, siempre sea resuelta hacia el orden de los acordes. Desde ese momento se empiezan a establecer los fundamentos rigurosos de la armonía, los cuáles son objeto de revisión en los siglos posteriores.

 

Lo anterior quiere decir que durante mucho tiempo prevaleció el concepto que enmarcaba la música como arte de los sonidos que buscaba agradar al oído.

 

Sólo fue variando paulatinamente esta concepción de un orden establecido cuando, desde los años cincuenta del siglo XIX, la sociedad europea asistió con perplejidad a innovaciones melódicas, rítmicas y armónicas que poco a poco derrumbaron el edificio construido por la milenaria tradición ya consolidada.

 

Los impresionistas, los expresionistas, la Escuela Doddecafónica, las nuevas formas de danza, mezclados con acontecimientos político-económicos inesperados, fueron el detonante para que eso “agradable al oído” diera un giro de ciento ochenta grados y así la sociedad se enfrentara a esquemas que parecían carecer de soporte.

1455882196_999569_1455882689_noticia_normal

Luego de las dos catástrofes mundiales, con la inclusión de elementos propios de la electrónica –que según algunos significaron la transición de lo orgánico a lo inorgánico- las teorías de la lógica matemática que Xenakis incorpora en algunas de sus obas, así como los ruidos diarios que Cage o Stockhausen, en su Helikopterquartett, incorporaron, la definición tradicional de la música pierde sentido, y, según mi concepto, ya es mejor dejar de pretender atrapar con palabras algo que pertenece al mundo del espíritu humano.

 

Ya para poner punto final a estas reflexiones, se me viene a la cabeza el pasaje narrado en el capítulo tercero del libro del Exodo, que cuenta que cuando Moisés se acercó a la zarza ardiente, que no se consumía, le preguntó a Yahvé quién era, y Él le respondió: “Yo soy el que soy”. Lo anterior no es distinto a no tratar de definir la inmensidad, pues, al pretender enmarcarla con palabras, pierde su sentido.

Alfredo De Irisarri Barreto
Profesor de Historia de la Música
escanear-1

Comparte!
<< CATEGORÍAS

Music Head Store